Portada del sitio > Formación católica > Civilización cristiana y cultura católica > Catedral de Orvieto: magia de colores sobre una fachada gótica

MARAVILLA DE LA CIVILIZACIÓN CRISTIANA

Catedral de Orvieto: magia de colores sobre una fachada gótica

Domingo 21 de marzo de 2021

Compartimos con nuestros lectores las palabras de admiración con que el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira comentó la fachada de la Catedral de Orvieto. Estos comentarios fueron hechos en una reunión interna de la TFP brasileña, razón por la cual hemos efectuado algunas adaptaciones al lenguaje escrito.

Estamos ante una serie de colores sobre una fachada estrictamente gótica. Se trata de la fachada de la célebre Catedral de Orvieto, en Italia.

La rosácea —la única que existe en la fachada— queda dentro de un cuadrado, el cual no se diría exactamente gótico. Hay en él algo de clásico, pero que encaja tan perfectamente dentro del estilo gótico que no hay cómo objetarlo.

El color escogido es el más esplendoroso de los colores: el oro.

Foto: Livioandronico2013

Toda la fachada presenta un fondo de mosaico dorado. Es un mosaico de tal calidad, tan rutilante y tan magnífico que, siendo esta iglesia del siglo XIV, se tiene la impresión de que su construcción terminó ayer.

En ese sentido, ella no presenta la poesía del granito, el cual se vuelve más bello a medida que envejece. El viejo granito, que desafía todos los tiempos y todas las intemperies, tiene su propia belleza. Habla de la eternidad en la medida en que resiste al tiempo y afirma su existencia contra él. Pasan las eras, pero el granito permanece.

La Catedral, por el contrario, se presenta como concluida ayer. Los inviernos y las tragedias de la historia pasaron por ella, sin afectarla en nada. Ella permanece magnífica, esplendorosa. El mosaico de Orvieto se reporta a la eternidad, en el sentido de que ignora el tiempo. No se resiste a este porque no tiene nada que ver con él. El tiempo no lo afecta.

En el ápice de la Catedral de Orvieto hay un mosaico representando la Coronación de la Santísima Virgen por Jesucristo. En este mosaico se ven varios grupos humanos. En lo alto de las puertas —tanto dentro como fuera de las ojivas‒, figuras de colores también. El colorido está por todas partes. No son colores explosivos, pero son todos muy vivos.

Foto: Georges Jansoone

Quien lo hizo no tenía el gusto por los colores pálidos y discretos. Estos tienen su belleza en que se pierden unos en los otros y se confunden o se funden mutuamente; pero no es esta la belleza que está aquí. Aquí están los colores definidos, que tienen vida propia. De tal forma que cada grupo es una sinfonía de colores especiales.

Así, la belleza del colorido aplicado sobre la fachada de líneas góticas nos da la idea de lo que sería una síntesis entre forma y color.

Diseño y colores sublimes

La vieja disputa entre los artistas. ¿Qué presenta más esplendor: la forma o el color?

A este respecto hay dos grandes escuelas de arte italianas divergentes entre sí. La escuela florentina, toda hecha de dibujo, intencionalmente pobre de colorido para que el dibujo resalte, y la escuela veneciana, magnífica en colores y teniendo sólo el diseño necesario con el propósito de dar pretexto para que los colores se muestren.

Antes de que esas dos escuelas se diferenciaran y polemizaran, ya había una magnífica síntesis de las dos en la Catedral de Orvieto.

Es notable la cantidad de trabajo en la piedra; en las columnas, en la rosácea, en el cuadrángulo, en los florones, en los bordes. Los hombres que construyeron esa Catedral eran hombres que trabajaban sin prisa de terminar y que morían en paz delante de la iglesia inacabada, seguros de que las generaciones futuras habrían de concluir su construcción.

Esta es una iglesia inatacable en su belleza. No veo que sea posible hacer crítica alguna, cualquier reserva con respecto a ella. Se pueden preferir otras. Depende del gusto individual, pero impugnar esta iglesia en algo, no veo que sea posible.

Ella está aislada en medio de otros edificios, como diciendo: "Vosotros me ignoráis, pero también yo os ignoro. Si no queréis mirarme y no queréis reconocer mi belleza, ella aquí está de pie para juzgar. Un día prestaréis cuentas al Juez eterno. En cuanto a mí, mi conversación es con el Sol, con la Luna y con el viento… ".


Suscríbase a nuestro
boletín electrónico
Nombre
Correo

Comentarios

Comentar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?

Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Comentar en Facebook