En un Brasil cada vez más conservador

Victoria de una izquierda camuflada

Ante la victoria presidencial del expresidiario Luiz Inácio lula da Silva, y la paralela victoria del conservadurismo en las demás instancias, el Instituto Plinio Corrêa de Oliveira emitió el siguiente comunicado bajo el título "La pírrica victoria de una izquierda camuflada sobre un Brasil cada vez más conservador y reactivo".

El resultado de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales no ha podido ser más desalentador para la izquierda. La victoria del candidato Lula da Silva fue por el estrecho margen del 50,9% al 49,1%, con más del 20% de abstención y otro 5% de votos nulos y blancos.

Desde el principio de la “carrera electoral”, hubo una gran movilización de casi todo el establishment para la victoria de Lula en primera vuelta. La prensa —y los innumerables sondeos de opinión— daban por segura la victoria con un amplio margen de ventaja para Lula, con más del 14% [1].

La primera ronda revela la persistencia del Brasil profundo

El resultado de la primera vuelta de las elecciones, que incluía no sólo la elección presidencial, sino también la elección de gobernadores, senadores, diputados federales y estatales [2], ya había provocado un terremoto psicológico y político en las filas de la izquierda.

Algunos analistas han llegado a decir que nunca hubo un Congreso tan conservador como el que ha sido elegido. Con un agravante que hace que la izquierda esté aún más preocupada, pues muchos de los elegidos ya están acostumbrados a ser atacados por la prensa por sus posiciones conservadoras, lo que los hace menos susceptibles de ser presionados por ella.

El mismo fenómeno ocurrió con los gobiernos estatales, como São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais, los tres mayores colegios electorales del país, cuyos candidatos vinculados al presidente Bolsonaro resultaron victoriosos por un amplio margen.

El gran vencedor fue el Brasil conservador, al que muchos analistas llaman ahora Brasil profundo, utilizando, a posteriori, la expresión empleada por el profesor Plinio Corrêa de Oliveira hace muchas décadas, para designar a la mayoría del país que se alejaba cada vez más de la izquierda y no aparecía en la prensa y en el mundo académico.

Con este resultado, los analistas se dividieron entre la sorpresa, el desencanto y el miedo.

En el diario “O Globo”, Renato Pereira afirmó: “El giro conservador de 2018 acaba de profundizarse en 2022 con la elección de varios cuadros combativos del bolsonarismo. Estamos presenciando el desarrollo de un movimiento popular conservador, algo inédito en Brasil, y no un simple cambio de guardia en la derecha” [3].

Este crecimiento del conservadurismo es mucho más significativo en cuanto quien aparecía como su elemento visible, el presidente Jair Bolsonaro, fue víctima de la oposición del Supremo Tribunal Federal y de una feroz campaña de desprestigio por parte de los medios de comunicación.

La campaña para la segunda vuelta destaca el trasfondo religioso del debate nacional

La agenda de las campañas "lulista" y "bolsonarista" confirmó otra realidad que no aparecía en el espejo retrovisor de los medios de comunicación: la persistencia de la fe religiosa como elemento central de la psicología brasileña y factor creciente de posicionamiento político.

Y esto, no tanto por la división entre la mayoría católica y la minoría protestante, sino por la división, dentro de ellas, entre los que quieren permanecer fieles a las enseñanzas morales tradicionales del cristianismo y los que quieren reinterpretarlas al gusto de la modernidad, en temas como la expansión sistemática del aborto [4], del “matrimonio” homosexual [5], de la ideología de “género”, del desarme civil, etc.

Como consecuencia, lo que estaba oculto en los antiguos debates políticos, es decir, su trasfondo religioso y moral, salió a la luz pública.

En un editorial, el diario “O Estado de São Paulo” lamentó amargamente algo que incluso se acentuó en la última elección: “Problemas muy tangibles, como el avance de la miseria, el regreso del hambre, el aumento de la inflación y el escaso crecimiento económico —legados del gobierno de Bolsonaro [sic]— dieron paso a falsas discusiones moralistas basadas en la insensatez, como el fin de la familia, la amenaza de cerrar las iglesias, la legalización de las drogas, la liberación del aborto y la imposición de baños unisex para los niños en las escuelas...” [6].

No por casualidad, la llamada "izquierda católica", es decir, una parte del episcopado y del clero que se adhiere a los errores marxistas de la “teología de la liberación”, hizo una campaña frenética por la izquierda.

Por otra parte, un gran número de religiosos y sacerdotes conservadores manifestaron públicamente su repudio a la agenda de la izquierda, invocando las cuestiones morales.

En una unidad sin precedentes, los brasileños de todos los lugares intensificaron el rezo de rosarios públicos contra el comunismo.

El Instituto Plinio Corrêa de Oliveira, junto con otras organizaciones, fue uno de los impulsores de estas iniciativas [7], dándoles una nota cada vez más religiosa y anticomunista.

También en la segunda ronda ganó el conservadurismo, aunque perdió la disputa presidencial

Este ascenso del conservadurismo en Brasil, con una marcada nota religiosa y anticomunista, se acentuó aún más en el conjunto de los resultados electorales, a pesar de la pequeña victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en la segunda vuelta.

Además, el candidato Lula tuvo que asumir enormes compromisos. ¡Incluso se declaró en contra del aborto, de la ideología de género, de los baños unisex, de la invasión de tierras improductivas! La izquierda radical se vio obligada a ceder y a hacer concesiones para lograr una ligera victoria ante el avance del conservadurismo que se ha consolidado en Brasil.

Una pregunta que se han hecho muchos observadores, tanto en Brasil como en el extranjero, es si Lula conseguirá gobernar sin la opinión pública y con una oposición articulada como la actual.

En este momento, Lula ya no tiene las calles de Brasil y, desde el punto de vista político, el Congreso Nacional se ha vuelto más conservador.

Si en Venezuela su compañero Maduro tiene un Ejército corrupto y sumiso, no ocurre lo mismo en Brasil.

Estos hechos cobran mucho mayor peso cuanto es evidente que, dada la polarización del país, si el presidente electo intenta moverse hacia la izquierda, despertará una reacción aún mayor que la que frenó la agenda de sus compañeros Pedro Castillo, de Perú; y Gabriel Boric, de Chile. ¿Por qué decimos que será mayor? Porque a diferencia de esos países, la reacción en el Brasil profundo es visceralmente religiosa y, por tanto, duradera.

Oración a Nuestra Señora de Aparecida

La izquierda ha conseguido una victoria a corto plazo. Si el Brasil conservador sabe profundizar en las razones religiosas de su resistencia a la agenda de la izquierda y actúa con prudencia y sabiduría, su victoria a largo plazo estará asegurada.

En su libro “Revolución y Contrarrevolución”, el profesor Plinio Corrêa de Oliveira demuestra la fuerza invencible de las grandes conversiones de la Historia: “Cuando los hombres se deciden a cooperar con la gracia de Dios, se producen así las maravillas de la Historia: es la conversión del Imperio Romano, es la formación de la Edad Media, es la reconquista de España desde Covadonga, son todos estos acontecimientos que se producen como fruto de las grandes resurrecciones de alma de las que también son susceptibles los pueblos. Resurrecciones invencibles, porque nada puede vencer a un pueblo virtuoso que ama verdaderamente a Dios” [8].
Pidamos con confianza y humildad que Nuestra Señora Aparecida, Reina y Patrona de Brasil, lleve a término esta invencible resurrección del alma que ya ha comenzado a manifestarse en la Tierra de la Santa Cruz.

São Paulo, 1 de noviembre de 2022
Fiesta de todos los Santos

Traducción: Andrés Quintero.





Artículo relacionado: Sobre el resultado de la primera ronda electoral, ver [“El dios Jano en Brasil” >https://www.tradicionyaccion.org.pe/spip.php?article533].



[1Por ejemplo, Datafolha (https://g1.globo.com/jornal-nacional/noticia/2022/09/22/datafolha-lula-tem-47percent-no-primeiro-turno-e-bolsonaro-33percent.ghtml). El resultado de la primera vuelta fue de 5 puntos porcentuales de diferencia entre los dos candidatos, superando en mucho el margen de error de los sondeos de opinión.

[2N. del T.: Empleamos aquí la palabra “estatal” en el sentido que rige en México y algunos otros países, para designar lo relativo a los estados que hacen parte de la federación

[3El bolsonarismo, de espectro a manifestación legítima, “O Globo”, 27 de octubre de 2022.

[4Iniciada desde el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, con la “norma técnica” de su ministro de Salud, José Serra.

[5“Legalizado” por el Poder Judicial, sin haber sido aprobado por el Poder Legislativo.

[6Y Bolsonaro ganó. Notas e Información, “O Estado de São Paulo”, 24 de octubre de 2022.

[7En una de sus campañas, contó más de 3,5 millones de avemarías en todo Brasil: www.rezecontraocomunismo.org.br

[8PLINIO CORRÊA DE OLIVEIRA, Revolución y Contra-Revolución, 2ª. ed., Tradición y Acción por un Perú Mayor, Lima, 2019, p. 112.





Portada del sitio Temas internacionales Nuevas tendencias conservadoras



¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Cerrar